Alimentación saludable también en Navidad

alimentacion-saludable-en-navidad

Parece imposible, ¿verdad? Son días en los que todo gira en torno a una mesa, es cierto, con habituales comidas fuera de casa, de cantidades abundantes y días libres. Por tanto, ¿se puede comer saludable en Navidad?

Tal y como os estaréis imaginando, con un poco de planificación y algunas sencillas consideraciones, se puede sobrevivir a la Navidad de forma saludable y no empacharse en el intento.

Comer o cenar fuera de casa

Aquí existen varias opciones:

  • Si se acude a un restaurante, la elección será más abierta que si alguien ha cocinado y nosotros somos sus invitados. En este caso, será importante no dejarse llevar por grandes cantidades. Quizá se haga difícil cuando el convite consiste en un picoteo, donde resulta sencillo perder la noción de cuánto se come. Un consejo puede ser reunir en un plato aquello que vamos a comer para visualizarlo claramente.
  • Además, será una ayuda no acudir a esos eventos con demasiado apetito. Por tanto, es importante no olvidar, como siempre, las tomas entre comidas principales con un doble objetivo: por un lado, nos permitirán acudir más saciados a las tomas principales, lo que ayudará a moderarnos; y por otro, serán una buena ocasión para tomar fruta.
  • En cuanto a los dulces ocurre lo mismo. Se repiten muy frecuentemente en esta época por lo que, cuanto más visualicemos las cantidades que ingerimos, más probabilidad de no pasarnos.

En cualquiera de los casos, será crucial evitar el consumo descontrolado de bebidas alcohólicas, especialmente reforzado cuando haya que conducir posteriormente.

En casa

En este caso podemos tener más control sobre lo que se puede comer, ya que nos toca cocinar a nosotros. Desde el momento de la compra tendremos, por tanto, la opción de elegir aquellos alimentos que, además de resultar deliciosos para todos, sean más saludables. Una buena idea puede ser acudir al mercado caminando, aprovechando así para hacer actividad física, aunque al salir hagamos uso del transporte para llevar la compra. Al comprar en el mercado, se podrá preguntar por aquellos alimentos más frescos y locales. Una alimentación variada y equilibrada será aquella que priorice frutas, verduras, hortalizas, en la que los cereales sean integrales y las fuentes proteicas menos grasas y nutritivas.

Además, el mismo producto se puede adaptar a cada momento. Por ejemplo, para la Nochebuena, si se esperan muchos invitados, un pinchito de conejo con aliño de “noche de paz”, será fácil de preparar y comer para todos. Si la ocasión es más íntima o familiar, os proponemos un conejo guisado “alegre Navidad”, o si quedamos con amigos, de una forma más informal, se puede optar por preparar hamburguesas de conejo “para unas fiestas muy tiernas”. 

Junto a todas estas ideas de alimentación saludable, no podemos olvidarnos de incluir momentos para moverse en estas fechas. Los regalos y las compras aportan una buena oportunidad para salir a caminar, siempre bien abrigados. También se puede acudir a visitar museos en vacaciones o incluso ir a pie a las comidas y cenas fuera de casa. Y para los más deportistas, correr la San Silvestre puede ser una idea interesante para no abandonar hábitos saludables, también en Navidad.

Volver al blog